Foodtruck como modelo de negocio

Una oferta gastronómica gourmet, un concepto diferenciado y una ruta por toda la ciudad pueden atraer a más consumidores. En una época donde la movilidad marca las reglas en muchas áreas del día a día de los mexicanos, los food trucks aparecen en la escena de las grandes metrópolis como una alternativa sobre ruedas a los restaurantes y negocios de comida en general.

El concepto surgió hace más de 100 años en Estados Unidos con la carreta como medio de transporte. Con el paso del tiempo evolucionó hasta convertirse hoy en auténticos restaurantes rodantes que, montados en vehículos adaptados o fabricados per se, cuentan con lo necesario para preparar alimentos a bordo y repartirlos en diversos puntos geográficos.

Propuesta de valor
El concepto de food trucks inició en festivales de música y lugares alternativos. Poco a poco ha ido siendo habitual su presencia en las grandes ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, Málaga, entre otras. Su propuesta es simple y muy exitosa: son "camiones" especialmente diseñados para elaborar y expender comida (tienen una cocina a bordo), con la particularidad de que pueden trasladarse de un sitio a otro con sólo encender el motor.

De este modo, es posible que un día se encuentren en el sur de una ciudad y al fin de semana siguiente se trasladen a otra localidad, a un festival de food trucks o a un evento masivo; todo ello para acercar su oferta gastronómica a los comensales. Ciudades estadounidenses como Miami, Nueva York y Los Angeles dan cuenta del éxito del concepto; así como algunas regiones de Inglaterra, Francia, Canadá y Alemania. En España  comienza a despegar gracias al impulso de asociaciones de "foodtruckeros", festivales itinerantes y un abanico de ventajas.

Este negocio opera como un restaurante a escala, sólo que sobre ruedas. Tiene una cocina que puedes equipar con plancha, hornillas, freidora, lavamanos y hasta pastorera para tacos. La ventaja es que puedes hacer muchas cosas y no encerrarte en un solo concepto, además de llevar tu propuesta a muchas partes.

Y es precisamente este concepto de movilidad lo que supone un imán para el emprendedor –que puede explorar diversas plazas en busca de nuevos mercados–, pero también para el consumidor –que tiene la posibilidad de probar nuevos conceptos o de seguir los que ya conoce–.

“No competimos ni con ambulantes ni con restaurantes. Simplemente somos un concepto diferente. Contamos con materias primas de primera calidad, preparamos la comida en lugares higiénicos, seguimos estándares de seguridad y tenemos un concepto propio que acercamos a la gente”, añaden desde los que ya trabajan en ello.

Cabe mencionar tres aspectos clave:

a) la mayoría de los "camiones" tienen un concepto desarrollado (incluso registrado) que los vuelve casi icónicos en su especialidad;

b) generan una experiencia de consumo basada en la sustentabilidad y cercania;

c) el precio de los productos finales suele ser entre 30% y 50% más económico en comparación con el promedio de los restaurantes establecidos.

“El 70% de lo que pagas en un restaurante es el inmueble, la decoración y el personal, pero en un food truck estos gastos se reducen y lo que pagas se va al producto”

¿Necesitas un diseño o ayuda para comenzar tu aventura empresarial? 👌

¡Transformamos tus sueños en realidad! Pregúntanos sin compromiso

SUBIR